Colegio San Luis de Alba

Carta para apoderados del CGPA

logo-colegio

 

Querida familia San Luis de Alba,

Desde hace unas semanas que estamos viviendo a nivel nacional un periodo complejo, donde cada uno de nosotros tendrá que adaptarse a lo que nos toca vivir, unos con más miedo que otros, pero cada uno buscando la fórmula para salir adelante.

En estos pocos días se nos han presentado diversos desafíos en distintos niveles. Por un lado, el cuerpo directivo y docente de nuestra comunidad ha trabajado intensamente para entregar a nuestros hijos todas las herramientas y el material necesario para enfrentar este período académico desde nuestras casas. Sabemos que muchos lo han encontrado insuficiente y agobiante, pero que con los días se ha ido normalizando. Estaremos atentos para continuar enviando sugerencias y comentarios que nos han hecho llegar para mejorar y optimizar procesos, como lo hemos realizado constructivamente desde el primer día de cuarentena.

Muchos de nosotros nos hemos visto enfrentados de un día para otro a tareas a las que no estamos acostumbrados, como por ejemplo realizar el trabajo de “profesor” mientras lo combinamos con el teletrabajo y las tareas domésticas propias de todo hogar. Seguramente muchos han sentido que la tarea se está haciendo en la forma correcta, y otros piensan que podría ser mucho mejor.

Más allá de en qué grupo nos encontremos, lo seguro es que cada uno de nosotros en el seno de nuestra familia ha buscado la fórmula perfecta para hacer todo lo mejor posible, tratando de salir adelante con todos estos frentes. Lamentablemente no hay fórmula infalible. Nos gustaría darles una receta o consejos para continuar las semanas que nos quedan en casa. Sin embargo -y según lo que lo que hemos recogido de muchos de ustedes- lo que resulta para algunos, para otros no funciona. Es por ello que queremos invitarlos a hacer un esfuerzo en post del bienestar de nuestros niños y niñas, que sabemos que no será fácil. Busquemos el ritmo adecuado para cada uno, acompañémoslos en este camino sin olvidar que los niños aprenden con el ejemplo que nosotros, sus papás y mamás, les damos a diario en casa.

Se vienen días aún más complejos. Lo económico claramente no será un tema menor y golpeará a cada uno de los miembros de nuestra comunidad de diferente manera, así como este encierro no voluntario nos afectará a cada uno en grados distintos.

Éstos son los tiempos donde la palabra empatía, que a veces suena tan manoseada, cobra más importancia que nunca. Es importante recordar hoy más que nunca que detrás de ese material que enviaron los días anteriores y que quizás no estaba todo lo bien compaginado o explicado que quisiéramos, no solo hay un docente, también hay un padre y madre de familia que no solo busca la fórmula perfecta para nuestros hijos, sino también para los de ellos, de la misma forma como lo hacemos nosotros.

Ponernos en el zapato de los demás, no solo cuando una de las partes es vulnerable, sino que con mayor razón cuando ambas partes lo están.

Con el pasar de los días –ya que no sabemos con exactitud cuánto tiempo estaremos en nuestras casas-, la disponibilidad de nuestros hijos y la nuestra también irá cambiando. Habrán días en que estemos más dispuestos que otros, y días donde simplemente no querremos trabajar. Cada uno sabe y conoce mejor que nadie a sus hijos e hijas, por lo que la única sugerencia que podemos entregarles es acompañarlos y apoyarlos en estos días que claramente nos serán fáciles.

Apoyemos también a nuestro cuerpo docente, que así como nosotros está teletrabajando para llegar a acompañar el proceso educativo de nuestros hijos e hijas. Comprendemos que todo puede mejorar y la disposición siempre estará.

Somos una familia, demostrémoslo con acciones, buenas palabras y sobre todo comprensión, paciencia y amor al prójimo.

Con cariño les saludan

 

 

Daniela Contreras

Constanza Leighton

María Luisa Escobar

Alejandra Pugin

Directiva Centro General de Padres SLA